Este es un blog fundamentalmente de fotografía, en el que de vez en cuando y solo de vez en cuando, puede aparecer la palabra escrita, sin otra pretensión que la de servir de divertimento y desahogo a su autor.

jueves, 13 de junio de 2019

Somos lo que hacemos...


LA PREGUNTA


Hijo. – ¿Papa, la semántica es importante?

Padre. – Si hijo, la semántica es muy importante.

Hijo. – ¿Por qué?

Padre. – La semántica es importante, entre otras muchas cosas, porque no siempre todo se limita a una mera cuestión semántica.

Hijo. – Que lío papa, puedes ponerme un ejemplo.

Padre. – Si claro que puedo, no es lo mismo llamar a la violencia contra las mujeres violencia machista, que violencia intrafamiliar.

Hijo. – ¿Por qué?

Padre. – Porque con el uso de la segunda se pretende ocultar y negar la existencia de la primera.

Hijo. – Creo que lo he entendido, por el mismo motivo no es lo mismo decir que un partido político es de derechas, que decir que ese mismo partido político es fascista.

Padre. – Efectivamente, se parece mucho pero no es lo mismo.
Eres muy listo, creo que ya estas preparado para leer y entender este poema.                                                        


CUANDO LOS NAZIS VINIERON A BUSCAR A LOS COMUNISTAS 

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio, 
porque yo no era comunista.

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.

Cuando vinieron a por los judíos,
no pronuncié palabra,
porque yo no era judío.

Cuando finalmente vinieron a por mí,
no había nadie más que pudiera protestar.

(Martin Niemöller)

jueves, 6 de junio de 2019

Día Internacional del Medio Ambiente

La fotografía no puede cambiar la realidad pero si puede mostrarla.
(Fred Mc Cullin) 


Como hoy día 5 de junio parece ser el Día Internacional del Medio Ambiente y pese a ser yo un urbanita nacido y criado en una gran metrópoli, tomo la arriesgada decisión de celebrar dicho día saliendo a dar en paseo por el campo. Solo espero que mis pulmones acostumbrados desde la niñez a respirar el humo procedente de las chimeneas de calefacciones, tubos de escape de automóviles y otros ingenios humanos no sufran un colapso al recibir una sobredosis de aire casi puro y tengamos un disgusto.

Dicho y hecho, me calzo mis botas, meto en el macuto un bocadillo, una cantimplora con agua y busco una cámara pequeña de poco peso, hoy (aunque no es lo mío) en lugar de edificios voy a fotografiar paisajes, estoy excitado y nervioso, me siento como el Ansel Adams de Getafe.

Comienza el paseo


Esto empieza muy bien, me encanta que exista gente tan considerada y amable, es todo un detalle haber alfombrado el camino.


El paisaje que me rodea es de una belleza sublime, contemplar tanta grandeza emociona, siento la necesidad de inmortalizarlo y hago una fotografía.


Ya llevo varios kilómetros andando y como no estoy acostumbrado a semejante trajín empiezo a estar un poco cansado, doy las gracias al alma caritativa que ha tenido a bien colocar un sofá al borde del camino.

 Estoy gratamente sorprendido, esta ruta no solamente es un regalo para los sentidos, además está resultando muy didáctica y educativa, puedes aprender a esconder un cuerpo…


 …O practicar un descuartizamiento. 


Paro en un área de descanso para comerme el bocata y aprovecho el colchón que un buen ciudadano a dejado para disfrutar de una pequeña siesta.


Se me había pasado comentar que durante todo el camino se pueden encontrar toda clase de botes, latas, botellas y demás envases que se pueda imaginar.


 Siento que se acerca el final de esta jornada que he pasado en contacto con la naturaleza, giro la cabeza para llevarme en mi retina y en mi cámara la imagen de los campos sembrados de trigo que se pierden en el horizonte.


Este ha sido un paseo inolvidable, una experiencia que sin temor a resultar exagerado calificaría de ¡UNA EXPERIENCIA DE MUERTE! 


Claro que como urbanita que soy me veo en la obligación de señalar que no solo en el campo hay belleza, en las ciudades también, solo hay que saber donde mirar. 

PD. He disfrutado mucho de este Día Internacional del Medio Ambiente, pero por favor el año que viene con un poquito de ayuda de todos no puede ser el Día Internacional del Ambiente Entero. 

Gracias.




viernes, 17 de mayo de 2019

El pintor y Notre-Dame




EL PINTOR Y NOTRE-DAME
(Un relato de ficción, o no, parido por la mente calenturienta de Javier Barragán).

La mañana en París se presenta agradable y soleada, Cesser cruza lentamente el Pont Saint-Michel camino de la Isla de la Cité, al llegar al final del puente busca un lugar a la sombra de algún viejo y frondoso árbol, abre la ajada silla de tijera y un pequeño taburete, despliega el caballete sobre el que apoya un tablero de contrachapado, abre el pequeño maletín con barritas de pinturas al pastel,  deja recostada sobre una pata del trípode la carpeta de cartón con una docena de pliegos de papel de tina Ingres y cuelga sobre el respaldo de la silla un cartel que dice... “Des portraits au pastel sont peints. Prix 20 euros. Vous ne payez que si vous êtes satisfait. (Se pintan retratos al pastel. Precio 20 euros. Solo pagas si quedas satisfecho) luego se sienta a esperar como cada día desde hace un mes la llegada de los turistas.

Apenas han pasado cuarenta minutos cuando un numeroso grupo de turista se acerca, no dicen nada, curiosean el montaje de Cesser y se van alejando lentamente en animada charla.

De pronto una mujer de unos treinta años se para, da la vuelta y desandando los pocos pasos que la separan de Cesser le dice en un forzado francés…Bonjour, ¿Tu peux me donner un portrait? (Buenos días ¿Puedes pintarme un retrato?) Cesser sonríe y responde en un perfecto castellano, claro que puedo, para eso estoy aquí, la mujer exclama sorprendida ¡Eres español! No, soy francés, responde Cesser, pero mis padres si eran españoles, emigraron a principio de los años sesenta desde un pequeño pueblo de Extremadura y en casa siempre se hablaba español. Pero siéntate por favor y comienzo el trabajo.

Cesser comienza a encajar en el papel el rostro de la mujer, mientras ella desde su posición sentada en la silla puede contemplar a lo lejos los ennegrecidos muros por el humo de la que hasta hace apenas un mes era una de las catedrales más bellas del mundo.

Mujer.- El incendio de Notre-Dame es una auténtica catástrofe, una inmensa tragedia, que tristeza da al ver esos muros quemados.

Cesser.- Sí, es muy triste, son más de 800 años de historia, en Notre-Dame se beatificó a Juana de Arco, se coronó a Napoleón, Notre-Dame resistió a Hitler y en ella se celebró la victoria de la segunda guerra mundial, Notre-Dame es mucho más que una iglesia, forma parte de la esencia de París, es París.

Mujer. - Estoy de acuerdo, por eso me cuesta tanto entender que tanta gente se muestre en contra de su reconstrucción, que tanta gente critique tan duramente que se haya recaudado en menos de una semana más de mil millones de euros, deberían sentirse orgullosos, pero están indignados, no lo comprendo.

Cesser.- Como yo me encuentro entre esos críticos e indignados tendré que intentar explicártelo.

Primero tienes que saber que esas donaciones no saldrán gratis a Francia, nosotros la llamamos “generosidad selectiva” Esos supuestos “generosos mecenas” contaran con una exención tributaria del 60% ¿Y quién tendrá que hacer frente al agujero producido en las cuentas del estado? Todos los contribuyentes, todos menos los “donantes” que serán los únicos beneficiados, nosotros decimos que si esa casta privilegiada quiere ser realmente solidaria con el pueblo francés lo que tiene que hacer es dejarse de donativos y pagar todos sus impuestos en Francia, dejar de practicar la evasión fiscal mediante complicadas tramas de ingeniería fiscal y movimientos de capital en paraísos fiscales.

Pero pasemos a los datos objetivos: El señor Bernad Arnault presidente de LVMH firma que cuenta entre otras empresas con Louis Vuitton,Cristian Dior, Moët, Tag Hever o Givenchi, este personaje  que cuenta con una pequeña fortuna valorada en 90.400 millones de euros de nada,  que es considerado el hombre más rico de Europa, en 2012 solicito la ciudadanía Velga por creer que en Francia, su país, se pagaban muchos impuestos, parece ser que a un individuo de catadura moral tan dudosa debemos considerarle ciudadano ejemplar, y un sensible mecenas amante de la cultura y su país.

Muy por el contrario, al representante de la fundación católica Abeé Pierre de ayuda a los sin techo, hay que marcarle a fuego, por inculto, patán y egoísta por atreverse a decir en público que “con un 1% de los mil millones recaudados para la reconstrucción de Notre-Dame bastaría para aliviar gran parte de el trabajo de su organización” y recordar que en los últimos años las ONG sociales han soportado una gran merma en sus ingresos.

Y que decir de la petrolera Total, famosa por destruir el arte más bello jamás imaginado por el hombre, hablo del arte creado por la naturaleza. O los directivos de la compañía aseguradora Groupama, que sin pensarlo ni un poquito han decidido donar 13.000 robles de los bosques de Normandía para la reconstrucción del tejado de la catedral ¡Que le den al bosque! Lo importante es el arte, la historia y la cultura. Aplaudamos sin fisuras tamaño derroche de inteligencia.

Y ya puestos en un alarde de hipocresía absoluta y nuevamente de "solidaridad selectiva" condenemos al olvido a esa “niñata, burra, cazurra e ignorante que falta a clase” llamada Greta Thunbeg, por pasarse el día entero tuiteando cosas como “Profundamente triste por Notre-Dame, pero conmocionada por la hipocresía de la humanidad. Destruimos más de 150 acres de bosque tropical cada minuto y no lo pensamos dos veces, pero caemos en el luto por la pérdida de un edificio”

También se supone que tenemos que aplaudir al arzobispo de Nueva York cuando su Excelencia Reverendísima suelta por su santísima boquita “Los pobres tienen derecho a disfrutar de la belleza de su iglesia, no cobramos a la gente para entrar en Notre-Dame” y no podemos decirle que o es muy tonto y muy ignorante, o lo disimula muy bien, pues de todos es sabido que el propietario de la catedral es el pueblo de Francia y por lo tanto no podría cobrar aunque quisiera, como ya hacen en multitud de otras iglesias y catedrales que si son de su propiedad.

Es curioso que la Iglesia Católica no ha informado de cuánto dinero va a aportar para la reconstrucción ¡Silencio absoluto!

Después de aplaudir al arzobispo seguramente que lo que gustaría a los que nos critican es que pidiéramos a gritos la excomunión de esa “diabólica” monja llamada Sor Lucía Caran, que ha dedicado y dedica su vida a ayudar a los más pobres de los pobres, por decir “Gran perdida, Notre-Dame arde en llamas y no hablamos de las piedras vivas del templo de la humanidad, personas que mueren en nuestros mares y eso no es una catástrofe”  

Mención aparte merece el Banco Central Europeo, el mismo que lleva años pidiendo austeridad y recortes en sanidad, salarios, pensiones y derechos sociales, que se ha comprometido a aportar una suculenta cantidad.

O Antonio Tajani, presidente de La Euro Cámara, la misma que no ve, no habla y no oye cuando se trata del drama humanitario que sucede a diario en las costas de España, Grecia o Italia, en el colmo del cinismo más repulsivo y la doble moral más asquerosa, pide a los diputados que donen un mes de sueldo y pone una caja en el hemiciclo para recibir los donativos. O el presidente del Consejo Europeo, que apoya la petición.

No creo que haya un solo francés que no quiera reconstruir Notre-Dame, yo quiero reconstruir Notre-Dame, pero me niego que la misma sirva para lavar las conciencias de personajes sin conciencia y que se presenten como grandes filántropos, mecenas amantes de la cultura y el arte, porque no lo son, para ellos solo existen las cuentas de resultados de sus no siempre transparentes negocios.

Bueno… tu retrato está terminado, puedes verlo, y recuerda que si no te gusta no lo pagas y tan amigos.

Mujer. - Es precioso, me gusta mucho. Cuando vuelva a España tengo que hacer dos cosas, primero los 100 euros que tenia pensado donar para la reconstrucción de la catedral voy a ingresarlos en la cuenta de Sor Lucía Caran, seguro que ella sabe emplearlos bien y lo segundo enmarcar tu trabajo y colgarlo en el salón de mi casa.

Tengo que marcharme, gracias por esta charla tan clarificadora, pero mis amigos deben pensar que me han secuestrado, jajajaja, adiós.

Cesser sonríe y con un gesto de su mano dice adieu, lentamente recoge y vuelve a cruzar en el sentido contrario que lo hizo por la mañana el Pont Saint-Michel camino del aparcamiento donde dejó su vieja furgoneta, abre el portón trasero y guarda con cuidado sus herramientas de trabajo.

A lo lejos por el boulevard Saint Michel se ve aproximarse una gran masa de personas que visten chalecos amarillos y portan pancartas con diversas frases, Cesser abre la guantera saca su chaleco y se lo pone, espera paciente la llegada de la manifestación y se une a ella, a su lado el artista, poeta y activista Jean-Baptista Michel Rede sujeta una pancarta en la que claramente puede leerse:
“MIL MILLONES PARA NOTRE-DAME… ¿Y LOS POBRES? QUEREMOS LO MISMO PARA LOS DISCAPACITADOS, LOS POBRES Y LA TRANSICIÓN ECOLOGICA”.